Fuente: La Vanguardia

[España] Ascienden a 90 los de trenes con exposición al amianto en Metro de Madrid

Más de 90 coches del modelo 2000 que pueden contener esta sustancia cancerígena para conocimiento de los empleados, según han detallado fuentes sindicales y del suburbano.

El goteo de noticias no hace sino aumentar la gravedad del asunto del amianto en Metro de Madrid quien acaba de remitir a los miembros del Comité de Salud Laboral del suburbano una relación de más de 90 coches del modelo 2000 que pueden contener esta sustancia cancerígena para conocimiento de los empleados, según han detallado fuentes sindicales y del suburbano.

Desde la compañía explican que esta actualización se enmarca en las medidas de refuerzo de información y prevención sobre el amianto. El objetivo de la medida es que los trabajadores tengan esta información de manera pormenorizada y la obligación de aplicar el protocolo específico, que establece la imposibilidad de manipular este elemento por motivos de seguridad.

A pesar de ello, y al contrario de lo sucedido en Buenos Aires cuyo metro ha paralizado todos los vehículos que compró al de Madrid -en una venta que infringió la ley, desde la capital española se asegura que el protocolo garantiza que no hay exposición de este material para los trabajadores y que tampoco existe riesgo para los usuarios, por lo que ningún tren o coche de los señalados está inmovilizado.

No obstante en su documentación la compañía indica a los empleados que, a pesar de la peligrosidad latente en el 4% de los vehículos -la compañía tiene más de 2.300 coches- se remarca la prohibición de tocar el elemento con amianto.

El informe de Inspección es bastante negativo para los intereses de Metro de Madrid ya que desliza el hecho de que durante más de una década se han estado realizando labores de mantenimiento de trenes en con amianto sin haber informado, ni formado, a los empleados. Como señala el diario ‘El Mundo’, el primero en tener acceso a la documentación, Metro no adoptó “medidas técnicas generales de prevención, ni medidas organizativas, ni medidas de higiene personal, ni de protección personal”

Por su parte, fuentes sindicales exponen que la relación incluye un modelo del “disruptor” que puede contener amianto, con la certificación elaborada por una empresa especializada, y que tendrían que ser eliminado en un futuro.

Las mismas fuentes apuntan una horquilla entre 92 y 96 coches señalados del modelo 2000, todos ellos en circulación en el parque móvil 2 y 5. En este sentido, reclaman más instrucciones específicas de cómo deben actuar los trabajadores.

La Policía se ha personado en las cocheras de Laguna y Cuatro Vientos para recabar información tras la apertura de diligencias

Por otro lado, la Policía Judicial ha acudido a las instalaciones de Metro de Madrid, en el marco de las diligencias abiertas por la Fiscalía, para obtener información y fotografías de trenes, en concreto vehículos auxiliares, del suburbano que contienen piezas de amianto.

Fuentes del suburbano han confirmado que agentes de Policía han acudido a una cochera del suburbano para visitar las instalaciones de la compañía dedicadas al mantenimiento, un aspecto que enmarcan dentro de la “normalidad” al estar abierta una investigación por parte del Ministerio Público.

Por su parte, fuentes sindicales apuntan a su vez que también se ha cursado una visita ayer por la tarde y que en ambos casos los policías estuvieron con personal acreditado de Metro. En concreto, exponen que los agentes se personaron en las cocheras de Laguna y Cuatro Vientos.

La Fiscalía Provincial de Madrid abrió diligencias tras conocerse las primeras informaciones que hablaban de que un trabajador sufría cáncer y que otro podría tener la misma enfermedad como consecuencia de la manipulación de convoyes con amianto. Las medidas se adoptaron al observarse en el acta de la inspección de Trabajo que Metro de Madrid no había adoptado las medidas necesarias para evitar la exposición de los trabajadores a esta sustancia cancerígena prohibida por la legislación española desde el año 2001.


Ver en línea : La Vanguardia