24E: PARO NACIONAL, MOVILIZACIÓN Y SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

El 24 de enero fue el primer paro general de las centrales sindicales argentinas contra el Gobierno de Javier Milei. Es tan frontal el ataque del oficialismo, a través del DNU 70/2023, hacia toda la clase trabajadora que a menos de dos meses de haber asumido enfrentó esta medida de fuerza con epicentro frente al Congreso Nacional pero que se repitió en todo el país y en el mundo.

El DNU limita el derecho a huelga, aplica penas de cárcel para los que organicen o convoquen manifestaciones, extiende el periodo de prueba de 3 a 8 meses, elimina para la base del cálculo de la indemnización el aguinaldo o sumas de pago semestral o anual, habilita el cobro de cuentas sueldo, alienta la creación del banco de horas que reemplaza las horas extras. Todo este recorte de derechos históricos hizo que cientos de miles se reunieran las calles para su repudio. La CGT calculó 500 mil personas en Capital Federal y por lo menos 1 millón en todo el país. Los trabajadores y trabajadoras del subte y premetro se hicieron presente en la calurosa jornada de enero. Desde temprano se encontraron en el cruce Av de Mayo y Salta donde se apostaba la enorme bandera de AGTSyP.

La jornada de lucha nacional tuvo su réplica a nivel internacional. Frente a las embajadas argentinas o plazas públicas, organizaciones de argentinos en el exterior y sindicatos locales se unieron a la protesta. Los cacerolazos, actos o piquetes fueron la forma de expresión de repudio al decretazo y de solidaridad con el pueblo argentino.

En Madrid la concentración fue frente a la embajada argentina mientras que en Barcelona el punto de encuentro fue el consulado argentino. En ambos casos se hicieron presente partidos políticos de izquierda y sindicatos. En Berlin también hubo manifestaciones a favor de la medida de fuerza frente a la embajada en Alemania. De la misma manera ocurrió en París donde se reunieron argentinos y franceses. En Ámsterdam, la FNV, el sindicato más grande de Holanda, se solidarizó frente a la embajada argentina en La Haya. Allí entregaron una carta de apoyo al paro y a los sindicatos argentinos. Organizaciones de argentinos en el exterior se manifestaron en Roma con pancartas de "no a la ley omnibus", "no al ajuste", "no al DNU", "no a la reforma laboral". En Ginebra, Suiza, argentinos que residen en allí se reunieron en la Plaza de las Naciones, frente a la ONU. En Bruselas salió a la calle la Confederación Sindical Internacional junto a sindicatos belgas.

De igual manera ocurrió en el continente americano, sobre todo en Latinoamerica y con los países vecinos. Hubo muestras de apoyo desde el Mexico DF como también del sindicato panameño Suntracs. En Lima la CGT Perú marcho bajo la consigna "Argentina no está sola." En Bogotá también convocaron las centrales locales y partidos políticos, llevando adelante un piquete frente a la embajada argentina. Desde Chile las centrales obreras apuntaron contra "las medidas antidemocráticas del gobierno argentino" frente a la embajada argentina. Organizaciones de autoconvocados llevaron adelante una marcha y un acto en Asunción en apoyo al paro y en defensa de los derechos laborales.

La CUT de Brasil más otros sindicatos realizaron un acto frente a la embajada, recordando que los sindicatos argentinos no dejaron de pronunciarse por la libertad de Lula cuando el actual presidente de Brasil estaba preso. En Montevideo la PIT-CNT concentró con sindicatos uruguayos y otras organizaciones, para expresar su "rechazo a las medidas antipopulares que amenazan la vida, los derechos y la libertad de los trabajadores y el pueblo argentino en general".