La Nación

Subte: seis meses más de contrato con Metrovías, la principal opción de la Ciudad

La Legislatura no llega a tiempo a aprobar los pliegos para una nueva concesión; la actual termina el 31 de diciembre; creen que la empresa retendrá la operación

La Ciudad se prepara para extender, al menos por seis meses más, el contrato de explotación de la red de subtes que tiene con Metrovías, del Grupo Roggio, debido a que de aquí a fin de año -cuando vence- no alcanza el tiempo para que primero se apruebe en la Legislatura una nueva licitación y luego se adjudique, confirmaron a LA NACION altas fuentes gubernamentales.

El jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, no quiere que las elecciones tiñan lo que considera un tema de gestión. "En un año electoral no queríamos que la política embarrara la gestión. Por eso se decidió pagar el costo político, si es que hay alguno", explicó una fuente al tanto de la operatoria, que consideró que seis meses de prórroga en un contrato de quince años no significa mucho.

En principio, por la tensión existente en la Legislatura porteña, el proyecto para la nueva concesión se tratará en noviembre. Según los planes del vicejefe de gobierno, Diego Santilli, que preside la cámara; la vicepresidenta primera, Carmen Polledo, y el jefe del bloque Pro, Francisco Quintana, la intención es no convocar a una sesión extraordinaria.

El oficialismo pretende aprobarlo como una concesión normal, por lo que proyecta sacarlo con 31 votos. Mientras tanto, en la oposición sostienen que se requieren 40; el proceso podría terminar judicializado, tal como sucedió con los parquímetros.

Consultados sobre la posibilidad de que ese proyecto también sufra un freno judicial, en la Ciudad remarcaron que no se trata de una concesión sobre un bien de dominio público, sino que "directamente se está concesionando un servicio", como el de control y regulación del estacionamiento.

En el oficialismo se muestran confiados, además, en que ni el Frente para la Victoria (FPV) ni Evolución tengan intenciones de llevar su planeo a la Justicia por el costo político que creen que pagarían al hacerlo.

En cuanto al futuro de Metrovías, desde la empresa evitaron realizar declaraciones al respecto porque todavía no hubo una notificación oficial. En las oficinas del gobierno porteño en la calle Uspallata casi todos concuerdan en que el Grupo Roggio continuará a cargo de la próxima concesión.

"Lo que queremos es que compita con otras empresas, por eso el llamado a licitación que se hace es internacional", afirmaron. Además del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, a cargo de Franco Moccia, participará del proceso Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), la empresa estatal que administra la red.

"Tanto desde Sbase como desde el ministerio se completaron las instancias necesarias para realizar el llamado a licitación internacional para la selección de un nuevo operador. Ahora nos queda aguardar que se expida la Legislatura. Hasta que esto suceda, desde Sbase no podemos precisar ningún plazo", sostuvieron fuentes del ente consultadas por LA NACION.

Para lograr hacer más competitiva la licitación, autoridades de Sbase se reunieron durante todo el año con empresas del sector en diferentes países. "Todo para convencerlas de que participen de la licitación que vamos a realizar, así nos aseguramos de que Metrovías tenga competencia", precisaron.

"Pro sostiene que no quería que se tiñera de campaña, pero el proyecto lo presentaron igual. Nosotros presentamos el nuestro, el FPV hizo lo mismo. Acá no hubo un imponderable para que se evalúe extender el contrato. Hace mucho tiempo que sabíamos que se vencía a fines de 2017", sostuvo la jefa del bloque Evolución, Inés Gorbea, y consideró además que "es una lástima que no se pueda dar un debate profundo en los plazos en los que debía darse".

Tal como informó LA NACION hace un mes, en el kirchnerismo directamente plantean que el servicio debería estatizarse, algo que no cuenta con el aval del oficialismo. Con la composición actual de la Legislatura, el oficialismo no tendría problemas para aprobar la licitación, ya que con sus aliados sumaría la mayoría de 31 votos que busca.

Cuando el gobierno porteño negoció con su par nacional el traspaso del control del subte, consiguió que en diciembre de 2012 se declarara la emergencia en la red de subtes para que Sbase pudiera realizar compras sin la necesidad de pasar por la Legislatura y, además, poder extender el contrato con Metrovías hasta que se venciera esa declaración. La fecha límite era el 31 de diciembre de 2016, pero Rodríguez Larreta la prolongó hasta el mismo día de 2017. Por eso, en la oposición critican el argumento de que se evita el debate sobre la nueva concesión por la campaña electoral. El proyecto oficial contempla una licitación por 12 años, prorrogable por tres más.

Respecto de las obras de mejora del servicio, se evalúa remodelar la línea D, que une Catedral con Congreso de Tucumán, y llevar al ramal las mismas formaciones que hoy operan en la línea H.

Luego le seguirá la E, en plena obra. De cara a 2019 solamente se tiene pensado terminar con los trabajos de acondicionamiento y puesta en marcha del túnel que realizó la administración de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que lo extendió desde Plaza de Mayo hasta Retiro, aunque lo entregó sin las vías colocadas ni las conexiones eléctricas realizadas.

Lo que mejoró

Higiene

  • Los pasajeros notan menos suciedad en estaciones y coches

Flota

  • La incorporación de coches 0 km mejoró la calidad del viaje

Seguridad

  • La llegada de la Policía de la Ciudad sumó tranquilidad

Lo que falta

Frecuencia

  • Mejoró en algunas líneas, pero aún es una deuda pendiente

Aire acondicionado

  • Todavía falta que esta novedad se haga masiva

Prolongación

  • La extensión de las líneas H y E sigue en obra
.


Ver en línea : La Nación