Fuente: La Razón

[España] Un responsable asegura que había «riesgo cero» de exposición al amianto en Metro en 2003

Asegura que se adoptaron las medidas oportunas para evitar que los trabajadores que estaban en contacto con el amianto sufrieran algún tipo de problema de salud

El gerente de Prevención Laboral de Metro de Madrid en el año 2003, Pablo Arranz, ha asegurado hoy que conoció la existencia de amianto en la red del suburbano en 2003, si bien había «riesgo cero» para los trabajadores.

Arranz ha comparecido en la comisión de investigación sobre la presencia de amianto en Metro de la Asamblea de Madrid, a petición de Ciudadanos, para informar sobre el informe que redactó en 2003 sobre la presencia de este material en el suburbano.

En su intervención, ha explicado que se adoptaron las medidas oportunas para evitar que los trabajadores que estaban en contacto con el amianto sufrieran algún tipo de problema de salud.

Tras una reunión con técnicos de mantenimiento y con ingenieros de Metro, se decidió utilizar «un material aislante con una gran intensidad» para encriptar las cajas que contenían los «apagachispas», un elemento del interior de los trenes, del tamaño de una caja de zapatos, que contenía amianto, ha apuntado.

Arranz ha puntualizado que existía «una cierta inseguridad» en el caso en que se tuvieran que sustituir los paneles del techo de las estaciones que tenían amianto, por lo que se decidió pintarlos con «una pintura aislante muy porosa» que encriptó el material.

El responsable de Metro ha admitido que en la empresa «había la suficiente confianza» como para decir las cosas y luego ejecutarlas por lo que dio por hecho «con absoluta confianza» que los trabajadores habían llevado a cabo las medidas pactadas.

En la comisión, a petición del PSOE, también ha comparecido la directora de Recursos Humanos y Asesoría Jurídica de Metro de Madrid en 2003, Milagros Ayuso, quien ha asegurado que «no había trabajadores expuestos al amianto» mientras ella tuvo responsabilidades en la compañía.

Ayuso ha precisado que ingresó en la empresa en 1982 como taquillera y que no cree que vaya a presentarse a las pruebas médicas para descartar una posible enfermedad profesional por respirar fibras procedentes del amianto.

Ha explicado que es «factible» que se pusiera al día sobre la presencia de amianto en el suburbano con ocasión de la entrada en vigor del real decreto de 31 de marzo de 2006 de disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicable a los trabajadores con riesgo de exposición a amianto.

Ha detallado que el equipo de Prevención Laboral de Metro de Madrid le comunicó que en 2003 se había hecho una encuesta sobre la presencia de amianto en Metro, que se había detectado este material en determinadas estaciones y que no había exposición a amianto porque no se estaba manipulando este material.

Además, le informaron de las medidas que se habían adoptado como el encapsulamiento de determinados elementos en el material móvil para evitar cualquier exposición de los trabajadores a amianto.

No se adoptaron medidas de señalización de los materiales con este mineral ni de formación, porque «no había exposición a amianto», ha insistido Ayuso.


Ver en línea : La Razón