Fuente: La Vanguardia

[España] Recogen veintena de muestras de aire metro Barcelona para ver si hay amianto

Una empresa independiente recoge a partir de este viernes una veintena de muestras de aire ambiental de cuatro estaciones del Metro de Barcelona para ver si hay fibras de amianto

Los aparatos captadores de muestras de aire ya han sido instalados esta madrugada en cinco puntos diferentes de cada una de las estaciones de Catalunya y Torrassa (Línea 1) y Passeig de Gràcia y Liceu (Línea 3), que incluyen vestíbulos, andenes y pasillos.

Las muestras recogidas serán analizadas por microscopia electrónica de transmisión (TEM), según la metodología establecida por la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

Esta agencia ha convocado a un grupo de expertos en amianto que, junto con el responsable de salud laboral de TMB, estudiará los resultados de estas muestras, una vez se hayan analizado en un laboratorio especializado de Francia porque en España no existen, por el momento, laboratorios homologados para hacerlo.

Las citadas cuatro estaciones se han seleccionado como las primeras a monitorizar por tener unas condiciones ambientales más desfavorables, dada su antigüedad en la construcción, configuración, antigüedad de los trenes que pasan o presencia de fibrocemento en la infraestructura, además de una elevada utilización de personas.

Lluís Mallart, director técnico de la empresa ACM, que recogerá las muestras de aire, ha explicado este viernes a los periodistas que el muestreo en las estaciones se ha iniciado hacia las tres de la madrugada de hoy, sin el paso de personas, y que se repetirá a lo largo de la mañana con la actividad habitual de usuarios del metro de Barcelona.

Las medidas se ejecutarán por primera vez según la norma internacional EN ISO 16000-7 y siguiendo la guía francesa GA X46-033, asociada a la norma internacional citada.

En cada punto de muestreo, los aparatos captarán y filtrarán un caudal medio de 7 litros de aire por minuto a lo largo de seis horas, con un total de 2.250 litros de aire ambiental.

El objetivo es medir la calidad del aire que se respira en el metro barcelonés y detectar si hay o no presencia de fibras de amianto, ha indicado Mallart.

El delegado sindical del Colectivo Independiente del Metro (CIM) en el comité de empresa, Jordi Díaz, ha explicado, por su parte, a los periodistas que la actuación que se inicia este viernes en el metro "no será vinculante" a nivel laboral por la empresa, a pesar de que los trabajadores opinan que debería comprometer a TMB.

A juicio de este representante sindical, las mediciones "llegan tarde" porque de haberse hecho antes quizás los trabajadores y los usuarios se podrían haber ahorrado las huelgas convocadas a lo largo de los últimos meses como protesta por cómo la empresa afronta este tema del amianto.

Es la primera vez que se hace un análisis de características ambientales similares en Barcelona para detectar amianto dado que en España no existe una normativa sobre este tema a nivel de salud pública, aunque sí a nivel de salud laboral (en el puesto de trabajo).

La campaña de recogida de aire en el metro pretende complementar y ratificar los resultados obtenidos en los 280 análisis de muestras recogidas por TMB en todo tipo de espacios con la metodología óptica homologada en España a lo largo de los últimos meses.

Unas 40 muestras de esos 280 análisis se realizaron con microscopia electrónica y se enviaron a Francia para su análisis.

Hasta ahora, TMB ha cifrado en 26 los trabajadores afectados por problemas pleurales por exposición al amianto, la mayoría de talleres, a los que se debe sumar otro que está de baja laboral a la espera de conocerse los resultados de su exploración médica.


Ver en línea : La Vanguardia