[España] Hallan restos de amianto que se desprendieron sobre un trabajador en un armario cabina de Metro que se declaró seguro

La empresa ha abierto un expediente informativo a la empresa especializada para que aclare lo ocurrido, pues certificó que no había ese material

Metro de Madrid ha abierto un expediente informativo a una empresa especializada en el tratamiento de amianto tras constatar que se desprendieron restos de este material cuando un trabajador realizaba labores de mantenimiento en un armario de cabina de un tren modelo 2000, que ya había sido revisada y declarada libre de este material.

El incidente tuvo lugar en la madrugada del miércoles al jueves pasado cuando el empleado realizaba tareas habituales de mantenimiento en el armario de baja tensión de la cabina de conducción de trenes modelos 2000, cuando se desprendió polvo en mayor cantidad de lo que era habitual.

Parte de los restos quedaron impregnados en la cabeza de este trabajador que comunicó rápidamente lo sucedido por si había amianto en el polvo desprendido, según han explicado a Europa Press fuentes del sindicato Solidaridad Obrera.

Con esta información, se volvieron a hacer mediciones en dicho armario de cabina y ayer se confirmó que había restos de amianto, pese a que ya había sido analizada previamente y se certificó por parte de esta empresa acreditada en el registro RERA que dicha cabina era segura.

Por su parte, un portavoz de Metro de Madrid ha señalado a Europa Press que ante este incidente se ha actuado "con transparencia y diligencia" al informar inmediatamente al Comité de Seguridad y Salud Laboral de lo acontecido.

Además, apunta que la compañía va a someter a los trabajadores a reconocimientos médicos previstos en el plan de Vigilancia de la Salud y se ha abierto un expediente informativo a la empresa especializada contratada para aclarar lo ocurrido y valorar nuevas medidas de cara a que "no vuelvan a suceder este tipo de incidentes".

Por otra parte, desde la empresa aseguran que Metro "está cumpliendo con todos los protocolos establecidos dentro del Plan de Desamiantado, pactado con la mayoría de los sindicatos que forman parte del comité de seguimiento".

Sin embargo, el sindicato Solidaridad Obrera ha calificado el incidente de "muy grave" y ha acusado a Metro de Madrid de "anteponer el número de trenes por encima de la salud de los trabajadores".

RECLAMAN QUE SE REPARTAN DE NUEVO MASCARILLAS A LOS MAQUINISTAS

Aparte, han detallado que los maquinistas también operan en este armario de baja tensión localizado en la cabina de conducción porque habitualmente resuelven incidencias menores durante el transporte de viajeros.

Ante esto, Solidaridad Obrera recuerda que tras conocerse que a varios empleados se les había reconocido la enfermedad profesional por exposición a fibras de amianto, material potencialmente cancerígeno, se dotó a los maquinistas de mascarillas FFP3 de cara a evitar riesgos y como medida de protección ante posible presencia de amianto.

No obstante, critican que la empresa decidió "de forma unilateral" retirar estas mascarillas del protocolo de medidas, lo cual derivó en una queja ante la Inspección de Trabajo que terminó levantando un acta de infracción.

En dicha acta, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Inspección de Trabajo entendía que esta circunstancia (la retirada de las mascarillas a maquinistas) suponía un "incumplimiento empresarial" de los derechos de información, participación y consulta en una cuestión que afectaba "directamente" a la seguridad y salud en el ámbito laboral.

En consecuencia, postulaba que la empresa había incurrido en una infracción administrativa recogida en la Ley de Infracciones y Sanciones de Orden Social, tras constatarse la gravedad de los daños producidos por el amianto en Metro de Madrid y que causaron la muerte de dos empleados de la compañía por asbestosis.

Por todo ello, Solidaridad Obrera considera que el Plan de Trabajo presentado para la retirada de amianto por la empresa homologada al Instituto Regional de Seguridad en el Trabajo "debe ser revisado".

"El lugar de la retirada sigue presentando adherencias en los restos de amianto que permanecen incrustados, algo que sucede por altas temperaturas. Esta circunstancia agrava la exposición, y ni siquiera permitiría trabajar a la empresa RERA homologada que opera actualmente porque el plan no cumpliría los requisitos necesarios, poniendo en riesgo a los trabajadores inscritos en el RERA y los que les rodean que carecen de cualquier medida de protección", indican desde el sindicato.

Por ello, vuelve a exigir que Metro se inscriba en el registro RERA de empresas con amianto y expone que la sociedad de ciertos elementos con amianto ha dejado restos degradados en superficie a lo largo del tiempo, ante lo cual los empleados no están protegidos. Por todo ello, vuelve a reclamar equipos de protección individuales.

"La vida de los trabajadores de mantenimiento de trenes y maquinistas se está poniendo en peligro debido a que la presencia de material friable en cabinas es una certeza. Metro de Madrid debe tomar una decisión coherente ante estos hechos del día a día, y proteger a los trabajadores. Metro de Madrid no puede aislar esta circunstancia como un hecho puntual, porque este y otros trabajos son cotidianos en los mantenimientos que realizan los trabajadores del suburbano", zanjan desde Solidaridad Obrera.


Ver en línea : Europa Press