8M Paro Internacional de Mujeres

El pasado 8 de marzo volvimos a hacer historia, llevando adelante el segundo Paro Internacional de Mujeres.

Millones de mujeres en más de 50 países se organizaron bajo la consigna "si nuestro trabajo no vale, que produzcan sin nosotras”. En Argentina el 8M se gestó al calor de un enorme proceso de participación transversal y colectiva.

¡La tierra tembló nuevamente! Cada una de las consignas resignificó la histórica agenda del movimiento feminista, que viene creciendo a pasos agigantados día a día.

Una inmensa marea desbordó las calles porque sabemos que los derechos se conquistan, porque nunca nadie nos regaló nada. Más de medio millón de mujeres colmo las calles, con cantos a pura garganta, alegría, abrazos, emoción y organización.

Nos movilizamos contra la expresión más brutal y extrema del machismo: el femicidio. Pero también para interpelar un entramado de desigualdades estructurales y cotidianas sobre los que se sostienen las diferentes violencias. Por “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”.

Llevamos a las calles nuestras reivindicaciones como trabajadoras organizadas y sindicalizadas, en solidaridad con las mujeres en lucha que vienen protagonizando la resistencia a los despidos, contra la reforma laboral y exigiendo la derogación de la reforma previsional promovida por el gobierno nacional. Contra el ajuste que hoy encara en nuestro país el gobierno, por el cese de los despidos y la flexibilización laboral que intenta disciplinar al conjunto. Alzamos nuestras voces y Nos Paramos frente al neoliberalismo, generador de una creciente desigualdad social y de géneros.

Nos pronunciamos contra todas las formas de criminalización que provienen del Estado, el aparato represivo y la violencia institucional. ¡Por la Libertad de lxs Presxs Políticxs!

Las trabajadoras y sindicalistas tuvimos un protagonismo central en la marcha del 8M. Las mujeres trabajadoras paramos y nos movilizamos en una articulación de unidad junto a las centrales sindicales, las organizaciones sociales y de la economía popular.

Unidas y organizadas, las trabajadoras del subte nos movilizamos masivamente. Desde la mañana nos apropiamos y le dimos nuestra impronta a esta jornada histórica, nos hermanamos en un grito colectivo por nuestras vidas y nuestros trabajos, por nuestros derechos, contra el ajuste y los despidos, por paritarias libres y sin techo, por aborto legal, seguro y gratuito.

Desde la mañana transformamos la cotidianeidad de los túneles y andenes portando pecheras violetas, con la consigna YO PARO, NI UNA TRABAJADORA MENOS.
A partir de las 11hs. nos hicimos oír en un ruidazo colectivo, para encontrarnos finalmente en un paro activo en las cabeceras de las diferentes líneas con intervenciones que expresaron nuestras propias reivindicaciones.

Por Igualdad Real de Oportunidades Sin Discriminación por Género: Exigiendo a Metrovias se garantice a las trabajadoras el acceso igualitario a todos los sectores de trabajo y espacios de trabajo (limpieza turno noche/instalaciones fijas/material rodante); Licencias Parentales Universales y Equitativas. Re distribución igualitaria de las tareas de cuidado; Cupo Laboral Trans.

Un día que lo cambió todo. Un día de lucha y emociones. Una jornada de auténtica revolución feminista. ¡Vivas, libres y con trabajo nos queremos!

#8M#NosParamos

#NiUnaTrabajadoraMenos #UnidadDeLasTrabajadoras